CONSEJOS PARA NO PERDER HÁBITOS DE ESTUDIO

Elegir un espacio adecuado

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es una buena iluminación. Además de ser un sitio donde tengan todo el material necesario. Algo que se repite es ponerte a estudiar en el comedor y tener que levantarte continuamente a por algo. También que sea un espacio donde se eviten distracciones, ya sean propias como el teléfono móvil o ajenas. Por ejemplo, ahora que tenemos que compartir espacio con el resto de compañeros de apartamento (familia o amigos), hemos de evitar que sean zonas de paso.

Si no queda más remedio que compartir la zona de trabajo, toca coordinarse de la mejor manera posible: por ejemplo, si la otra persona está viendo la tele, que se ponga unos audífonos. Y así evitar distracciones.

Marcar unos horarios

Hay tiempo para todo, también para llamadas (online) con nuestros amigos. En esta situación de confinamiento, otro elemento importante es definir horarios. Tanto dentro de la franja de estudio, como en general. Tenemos que tener claro durante todo el día qué haremos: estudios, comidas, espacio de ocio individual y un espacio de socialización. Siempre va a haber espacios familiares, entonces es importante que busquen un rato para mantener contacto con amigos.

Definir unos objetivos

Otra tarea, marcarnos una meta diaria y semanal. Si tienes un objetivo muy claro, vas a volcar tus esfuerzos. Si no es así y no te marcas un horario y pospones ese momento, seremos menos productivos. Saber qué hacer mañana nos va a aportar mayor seguridad y estabilidad, si no podemos caer en la desidia.

Los profesionales recomiendan franjas horarias de entre media hora y una hora de estudio, aunque apuntan a que cada persona es diferente y también depende de la edad. Y un descanso de unos cinco o diez minutos. El nivel máximo de concentración lo conseguimos a los veinte minutos. Todos podemos estudiar mínimo media hora seguida, hasta llegar a la hora. Los descansos también ayudan a la concentración y se recomienda que duren de cinco a diez minutos.

También existen pautas respecto al orden de asignaturas. Recomendamos empezar por la de dificultad media, siguiendo por la más complicada, para acabar con la más fácil.

No solo es importante establecer unos objetivos, sino comprobar que estos se cumplen. Los especialistas recomienda que los estudiantes pidan a algún padre o amigo que les pregunte. O incluso que se graben ellos mismos. Eso sí, sea cual sea nuestra rutina (diaria o nocturna) “lo importante es descansar bien”.

¿Qué hacer con el celular?

“Lo ideal es que, cuando uno estudia, apague el celular o lo deje en otra habitación. Existe alguna aplicación que nos permite controlar algunas aplicaciones del móvil.

Se refiere a plataformas como AppBlock HelpMeFocus. Ambas permiten bloquear páginas webs o aplicaciones durante una horas y fechas precisas, para aumentar así nuestra concentración durante el estudio.

Esperamos que les sirvan estos consejos para no perder los hábitos de estudio.

Compartir: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail