LAS VENTAJAS DE ESTUDIAR ONLINE NO SOLO EN CUARENTENA

La educación online es clave en medio del aislamiento social obligatorio.

Beneficios y costos

La educación a distancia tiene cada vez más adeptos porque no requiere trasladarse a un espacio físico para aprender. Todos pueden acceder a sus clases desde donde se ubiquen, a través de sus computadoras o celulares, y en el horario que deseen. Programas de diversos formatos y con acceso gratuito como los Moocs han atraído una cantidad cada vez mayor de adeptos, pero no se trata solo de profesores y estudiantes.

Hoy, con la cuarentena, muchas personas desean transmitir sus conocimientos a través de medios online, por lo que se incrementa el aprendizaje por internet. Esta revolución, posible gracias a las plataformas educativas en línea, permite hallar cursos de todas las áreas y de los más variados temas. Otra característica interesante es que favorece la participación de alumnos de otros países para lograr un ambiente de trabajo global.

En cuanto a los costos, se espera que sean más reducidos que se da cuando los cursos son asíncronos, donde las clases son grabadas. En el caso de los síncronos, el costo no siempre disminuiría, ya que el profesor se mantiene presente e interactúa como si fuese una clase presencial, se cuenta con soporte técnico en línea, tutores y las clases pueden grabarse y es toda una dinámica y experiencia muy intensa.

Ante la pandemia global de coronavirus y la incertidumbre sobre el futuro, los colegios y las universidades implementan la educación online. Todo será diferente: habrá más ambientes educativos a distancia, educación en el formato blended (semipresencial), más teletrabajo y reuniones virtuales. El home office se incrementará y nos dirigiremos hacia una transformación digital de las universidades y las organizaciones públicas y privadas.

Satisfacción estudiantil

El objetivo final de estas iniciativas es que los estudiantes aprendan y se sientan satisfechos con la enseñanza en línea. Es crucial cerrar la brecha digital y asegurar que alumnos y maestros dispongan de las tecnologías y la conectividad adecuadas. Si se dictan clases síncronas online, deben grabarse para que los estudiantes puedan acceder a ellas en cualquier momento.

Nuestras universidades tienen que adaptarse a este nuevo entorno de educación a distancia. Deben prepararse para un futuro más tecnológico y acelerar sus planes de uso de tecnología para favorecer la interacción de profesores y alumnos mediante la creación de ambientes de trabajo presencial y virtual.

La transformación digital ya está presente, se acelera con la cuarentena y lo hará aún más al término de este período, ya que las organizaciones y entidades educativas tienen que recuperarse y cambiar sus modelos para los próximos años. La innovación de los procesos de enseñanza y la agilidad para ejecutar estos cambios de una manera más rápida son importantes si queremos sobrevivir en los siguientes años.

El aprendizaje online penetra cada vez más por su flexibilidad, pero ahora es fundamental, ya que tenemos que permanecer en casa. En muchos casos, ha demostrado ser totalmente práctico y es factible que podamos replicar lo que hacíamos en una clase o en el trabajo desde nuestros hogares.

Compartir: Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail